Un año más, nos unimos a María para recibir Jesús.

Preparamos, interiormente, todo lo necesario durante su estado de buena esperanza para recibir las más grandes de las Esperanzas; su hijo. Es un momento de reflexión y de conversión, de cambio, de actitudes y de vida nueva. ¡Estamos invitados a cambiar por dentro! ¡Muy pronto llegará el Señor! ¿Estás preparado? Y no solo nos referimos a vestir un bonito jersey morado o un vestido nuevo, ¡Ponte la camiseta del amor! ¡Los pantalones de la caridad! ¡Los zapatos de la esperanza! ¡Disponemos de cuatro domingos antes de navidad! ¡La gran celebración del Nacimiento de Jesucristo!

Aprendamos de María como modelo, para recibir a el Salvador.

Dispongamos todo, para celebrar la Encarnación del Hijo de Dios en Navidad.